5 MOTIVOS PARA VISITAR BUDAPEST

EL ESPECTÁCULO ARQUITECTÓNICO

01
Desde el Parlamento de Budapest, majestuosa fusión de gótico, barroco y renacentista, al Castillo de Buda, sede del palacio real que domina la colina, hasta la Gran Sinagoga, Budapest es un conjunto de estilos para admirar. En la plaza Szervita, o también en Buda en la plaza Pasaréti, se pueden encontrar edificios de estilo Bahuaus. Los vestigios turcos se pueden encontrar en las famosas instalaciones termales que la hicieron célebre en el mundo. La Budapest liberty se puede hallar en el Lipótváros y en el Parque comunal. Pero la ciudad es grande, y en todos los lugares está cubierta de obras de arte estilísticas que cuentan su glorioso y movido pasado.

LA ENERGÍA CREATIVA

02
Si Buda luce las maravillas del glorioso pasado, Pest muestra el que se proyecta hacia el futuro: moderna e innovadora, es el corazón latente de la creatividad húngara. Paseando por las calles se encuentran pequeños ateliers de estilistas emergentes y tiendas de jóvenes artistas, que se encuentran alrededor de la Basílica de San Esteban hasta el Museo etnográfico y la Casa del Terror. La ciudad además es conocida por sus festivales, como el Café Budapest, de trascendencia internacional y con un programa cultural que marca tendencias en cuanto a la creatividad.

PATRIMONIO ARTÍSTICO

03
El Museo de Bellas Artes de Budapest conserva un patrimonio artístico inestimable. Desde las colecciones de las antigüedades griego-romanas hasta las egipcias, además de las obras de grandes pintores como Giotto, Tiepolo, Rafael, Tiziano, Goya, de los más famosos impresionistas y de los más importantes exponentes del panorama contemporáneo. También es imperdible la Galería Nacional Húngara, situada en el interior del Palacio Real. Pero en toda la ciudad se respira el arte: las galerías cubren la capital húngara y las iglesias custodian muchas obras del arte nacional. Los más curiosos no pueden dejar de visitar el Museo de la metropolitana, donde se conservan imágenes y restos de la “underground” más antigua de Europa.

HERENCIA TERMAL

04
Los romanos fundaron "Aqiuncum", un sistema de termas del cual todavía se conservan los rastros en distintos lugares de Óbuda. En la actualidad, como en el pasado, la ciudad es la reina del agua tanto que se ha merecido, en el año 1934, el apelativo de "ciudad termal", la única en Europa. Entre los baños termales más conocidos se destacan Széchenyi, Lukács, Rudas, Király y Gellért, únicos por su arquitectura y atmósfera.

LA PERLA DEL DANUBIO

05
El río corre con gracia, acariciando las dos almas de la ciudad, Buda y Pest, y ofreciendo panoramas sugestivos, que justifican el apelativo de "Perla del Danubio”. Durante el recorrido se encuentra la bonita Isla Margarita, el lugar preferido por los habitantes que buscan protegerse algunas horas del smog o quieren sumergirse en las aguas termales. Desde Budapest, siguiendo hacia el norte el curso del Danubio, se alcanza el gran meandro del río con un paisaje extraordinario que en el pasado representaba al Limes romano.